“Para gobernar se precisa firmeza, pero también mucha flexibilidad y paciencia.”

Henri Lacordaire

¿Qué es el pensamiento dicotómico?

El pensamiento dicotómico es una de las muchas formas de distorsión del pensamiento que tenemos y consiste en pensar que sólo hay dos opciones y que además son opuestas, es decir, o es blanco o es negro. Cuando el pensamiento se vuelve rígido nos encontramos con problemas para poder ver la “realidad” de manera flexible. Este tipo de pensamiento implica entender las cosas en términos de todo o nada y no somos capaces de percibir las tonalidades que hay entre el blanco y el negro. Las cosas son buenas o malas, se es justo o injusto, se triunfa o se fracasa, se es competente o inútil, se ama o se odia, etc.

La escasa o nula flexibilidad de esta forma de pensar hace que dejemos de apreciar y valorar las situaciones vividas en el día a día, deformando nuestra visión de la realidad.

¿Cómo me puede afectar esta forma de pensamiento?

Cuando tendemos a pensar de esta manera, nuestras reacciones tienden a ser también extremas. En la medida en la que no alcanzamos, por ejemplo, la meta que nos habíamos marcado, concluimos que ha resultado inútil, asumiendo lo ocurrido como un fracaso. Este tipo de pensamiento hace que no podamos valorar la situación en función de los logros concretos obtenidos, las oportunidades que nos han surgido o la experiencia adquirida. O, simplemente, darnos cuentas de que nuestras metas eran realistas. Directamente se asume que, si no veo cumplido mi objetivo, significa que he fracasado.

¿Qué puedo hacer si tiendo a pensar así?

Para modificar este estilo de pensamiento es necesario aprender a modificar el grado de seguridad que tenemos en la forma que tenemos de valorar nuestras decisiones. Por ejemplo, si me juzgo con severidad por un error cometido, debería recordarme aquellos otros casos en los que mi conducta resultó acertada, así como valorar hasta que punto el error es importante. Por otro lado, una vez he detectado los factores que me llevan a pensar así, podré decidir cómo solucionarlo y qué otras cosas podrías hacer si tal situación volviera a presentarse en un futuro. Así, en lugar de pensar que soy un desastre, me daré la oportunidad de hacer cambios y obtener distintos resultados.

COCO te puede ayudar a salir del pensamiento dicotómico, para que no todo sea blanco y negro, sino que puedas ver los grises que hay entre medias. De esta forma te sentirás mejor y evitarás calmar la ansiedad a través de la comida, ¡deja que COCO te ayude!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *