“El alcohol provoca el deseo, pero frustra la ejecución”

William Shakespeare

Se ha demostrado que beber alcohol es perjudicial para la salud. Esto no quiere decir que debamos eliminar el alcohol completamente, pero si es importante que bebamos de forma ocasional y en cantidades muy controladas. Cuanto menos mejor.

Para reducir el riesgo cardiovascular una de las principales medidas recomendadas es la de controlar el peso. Beber alcohol conduce a una mayor ingesta de calorías, que además son vacías, es decir que no aportan ningún tipo de nutriente. Muchos estudios demuestran la asociación entre el consumo de alcohol y el peso, ya sea por exceso o por déficit, es decir, que la misma forma en que el alcohol puede generar obesidad, también puede conducir a la desnutrición, esto debido a que el alcohol interfiere con la absorción de nutrientes, como por ejemplo la vitamina B1 (Tiamina), siendo esta además una de las vitaminas más importante del cerebro.

Como bien sabes, en COCOeating® no nos gusta hablar de calorías, pero como uno de nuestros objetivos es bajar de peso de forma saludable, conocer el aporte calórico del alcohol es necesario. A mayor grado de alcohol… más calorías tiene una bebida. En líneas generales la cerveza y el vino son los que menos aporte calórico tienen, en comparación con los destilados como el vodka, ron, whisky o el tequila y con los licores dulces, que tienen muchas más.  Aunque también hay que tener en cuenta la cantidad, pues cuando una persona bebe cerveza o vino, consume mucha más cantidad que si bebiera whisky u otro destilado.

Otro órgano que se ve afectado por el consumo excesivo y/o crónico de alcohol es el hígado. Su afectación puede traer como consecuencia el desarrollo de hígado graso, una enfermedad que no presenta síntomas al principio y que, afortunadamente, es reversible; no obstante, si no controlamos el consumo de alcohol, ese hígado puede pasar a desarrollar una cirrosis, siendo esta irreversible.

Además de la obesidad, la desnutrición y de las consecuencias para el hígado, el consumo de alcohol tiene un efecto negativo en nuestro cerebro y nuestro comportamiento:

  • A corto plazo es capaz de alterar las emociones, los pensamientos y los sentimientos, ocasionando impulsividad, pérdida de la memoria y del conocimiento.
  • A largo plazo destruye nuestras neuronas, haciendo que la pérdida de la memoria se mantenga e incluso aumento a lo largo del tiempo.

Cuando te encuentres en una situación donde te apetezca beber alcohol piensa que ninguna bebida es saludable, pero si decides tomar alguna de ellas, hazlo en pequeña cantidad y procura beberlas despacio.

COCO no prohíbe, COCO enseña a tener consciencia de lo que comemos y en este caso de lo que bebemos. Recuerda que COCO, busca el equilibrio entre la salud física, social y emocional.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *