La calabaza es un alimento con unas excelentes propiedades nutricionales. Una curiosidad sobre este vegetal es que técnicamente es una fruta y no una verdura, ya que contiene semillas. No obstante, es considerada una verdura debido a que sus propiedades nutricionales son similares a este grupo.

La calabaza se caracteriza principalmente por ser fuente de potasio, ácido fólico, zinc, betacarotenos, antioxidantes y fibra.

¿Conoces cuáles son sus beneficios?

Gracias a sus nutrientes, la calabaza tiene muchas propiedades positivas y cuenta con numerosos beneficios:

  • Ayuda a disminuir el riesgo de síndrome metabólico, muy frecuente en personas con obesidad de predominio abdominal. Los síntomas de este síndrome son tensión arterial alta, alteración de los niveles de azúcar en la sangre y niveles elevados de triglicéridos. Todos ellos factores que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes.
  • Mejora la salud intestinal. Por una parte, da consistencia a las deposiciones y, por otra, ayuda a producir prebióticos -bacterias intestinales saludables- esenciales para mantener la flora intestinal.
  • Ayuda a controlar el hambre y el peso, ya que da una sensación de saciedad que dura varias horas.
  • Estimula el sistema inmunológico, mejorando la producción de glóbulos blancos y disminuyendo así el riesgo de infecciones.
  • Favorece a la eliminación de toxinas, evitando que las células de nuestro cuerpo se dañen. Esto es gracias a su contenido de fitonutrientes.
  • Protege la visión, gracias a su alto contenido en vitamina A, luteína y zeaxantina.
  • Mejora la textura y apariencia de la piel. Algunos estudios han demostrado que tiene una acción protectora frente el efecto de los rayos del sol sobre la piel.
  • La calabaza es rica en zinc. Varios estudios han demostrado que este mineral influye positivamente sobre la fertilidad al mejorar la calidad de los espermatozoides y los niveles de testosterona.

Además, sus semillas -las pipas de calabaza- también son comestibles y están llenas de nutrientes como omega 3, proteínas, hierro y fibra.

¿De qué forma podemos comer la calabaza?

La forma más fácil de comer calabaza es sazonarla con sal y pimienta y asarla en el horno. Otra de las formas de consumirla es en forma de puré, crema o sopa, especialmente durante el invierno. Si nos apetece cocinarla como un dulce, la calabaza es una buena opción gracias a su sabor, con ella se pueden hacer bizcochos, tarta o magdalenas.

Las pipas se pueden tostar y comer en una merienda o añadirlas crudas en las ensaladas o en un yogur junto con avena.

Una curiosidad es que las flores de calabaza también son comestibles. Pueden consumirse rebozadas y fritas, aunque, si las cocinamos de esta forma, deben ser un alimento de consumo ocasional.

Como podemos ver, la calabaza es un alimento muy saludable. No la compres sólo para la noche de Halloween, intenta consumirla con frecuencia en tu dieta y aprovecha sus beneficios para la salud.

¿Quieres seguir comiendo con COCO?

 ¡Descárgate COCO, tu asistente personal, en tu móvil y te acompañará siempre que lo necesites!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *