La dificultad que tenemos para controlar el deseo irrefrenable por comer algunos alimentos como los dulces o las pizzas y hamburguesas tiene una explicación psicológica y además podemos aprender a manejarla. El primer paso para cambiar nuestros hábitos alimentarios es conocer por qué comemos de la forma que comemos.

¿Cómo podemos lidiar con el deseo? Entendiendo qué es el deseo o craving alimentario

El deseo subjetivo o craving consiste en la necesidad o “apetencia” por experimentar las sensaciones asociadas al consumo de una sustancia como pueden ser las drogas, o a determinados comportamientos como el juego patológico o la comida. Con frecuencia, cuando aparece el craving por un alimento éste aumenta hasta que la persona lo consume, sólo así consigue calmar este deseo. Paralelamente al aumento de necesidad de comerlo, se suman numerosos pensamientos y emociones sobre cómo conseguir el alimento o las sensaciones que tendrá.

En algunas ocasiones, este deseo aparece al ver a otras personar comer el alimento o al sentir su olor o verlo directamente.

¿Qué partes del cerebro tienen relación con el craving a los alimentos dulces y procesados?

El circuito de recompensa son las estructuras cerebrales que se activan cuando usamos drogas como la cocaína, tenemos sexo o jugamos al casino. Este circuito es el responsable de que estas sustancias o actividades sean tan placenteras y queramos repetirlas una y otra vez. Y estas mismas respuestas placenteras se activan con alimentos muy procesados, es decir, alimentos con alto contenido en grasas, sal o azucares.

Y prohibir estos alimentos… ¿aumenta nuestro deseo de consumirlos?

¡La respuesta es sí! Y tiene dos explicaciones muy claras.

Por una parte, hay una explicación que tiene que ver con el aprendizaje. Esta explicación plantea que, a nivel psicológico, la prohibición de algo aumenta el deseo hacia ello, así como la satisfacción o el placer al conseguirlo. Es decir, que prohibir una cosa, genera más deseo por conseguirla.  ¿Alguna vez hemos sentido mucha atracción por algún plan prohibido explícitamente por nuestros padres o nuestros jefes? Pues esa atracción responde a este mecanismo, sucediendo lo mismo con la comida.

En segundo lugar, hay una explicación biológica. Se ha comprobado que cuando prohibimos un alimento durante mucho tiempo, el circuito de recompensa se altera y hace que aumente mucho el deseo de comerlo. Por eso cuando terminamos de hacer una dieta muy estricta y que prohíbe muchos alimentos, comenzaremos a comer de todos ellos con muchas ganas ¡esto explica el porqué de los rebotes de peso en las dietas muy restrictivas!

¿Cómo podemos manejar mejor el deseo de comer algunos alimentos?

Conseguiremos manejar mejor el deseo si mantenemos una alimentación equilibrada y no excluimos ningún alimento de la dieta. Esto es lo que COCO te irá recomendando durante el proceso de transformación que te proponemos. Trabajaremos sobre la frecuencia de consumo y las cantidades, hasta que seamos capaces de comer nuestros alimentos favoritos sin descontrolarnos y disfrutando de ellos.

Anímate y deja que COCO te acompañe todos los días en el proceso de cambiar la forma en la que comes.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *