Aceptarnos a nosotros mismos significa valorar nuestras imperfecciones tanto como nuestras perfecciones

Sandra Bierig

Muchas de las emociones negativas que sentimos en nuestra vida son reflejo del descontento con nuestra imagen corporal, en ella el peso juega un papel fundamental, pero no es lo único.

¿Qué es la imagen corporal?

La imagen corporal es la representación mental que cada persona hace de su propio cuerpo, es decir, la idea que cada uno tiene de cómo es su aspecto físico. No es tanto “la imagen real” sino la forma en la que creemos que somos.

Esto es así porque está influida por las emociones y los sentimientos referentes a nuestro cuerpo, es decir, a cómo lo percibimos y a cómo nos sentimos dentro de él. En este sentido, el peso juega un papel fundamental en nuestra imagen corporal pues, debido a él, nos sentimos avergonzados, nos comparamos con el resto de las personas e incluso nos sentimos diferentes de los demás. En definitiva, el sobrepeso genera una imagen corporal negativa sobre nosotros mismos, con el consiguiente malestar emocional.

Ir más allá del físico: el principio del camino.

Esta manera de juzgarnos a través de la imagen corporal es una barrera que nos colocamos nosotros mismos al situar en primer plano algo tan superficial como es la imagen externa.

Lo primero de lo que tenemos que ser capaces es de saltar esta complicada barrera “del aspecto” que nos identifica y nos señala. Por un momento deberíamos probar, en primera persona, esa sensación de no sentirnos observados ni analizados por el aspecto físico. Tratar de aceptar nuestra propia imagen corporal, “atravesar el espejo” y valorarnos por lo que realmente somos. Albert Einstein decía que “todos somos genios potenciales, pero si juzgas a un pez por su habilidad para escalar un árbol, el pez pensará durante toda su vida que es estúpido”, es decir, valorémonos por nuestras virtudes y no por nuestros puntos débiles.

¿Cómo podemos tener una imagen corporal positiva?

Además de ser capaces de aceptarnos tenemos que empezar a valorarnos de forma positiva. Una forma de hacerlo es pensar -e incluso escribir- sobre aquellos aspectos positivos sobre nosotros mismos que no tengan nada que ver con el físico. Por otra parte, rodearnos de personas de confianza que nos comprendan y que no nos juzguen por cuestiones superficiales, es algo que puede ayudarnos a mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Finalmente, respecto al peso y la alimentación, en COCOeating® sabemos la importancia que el peso tiene en la imagen corporal, pero sabemos también que el objetivo no debe centrarse exclusivamente en perder kilos sino el cambiar la relación con la comida para sentirnos mejor con nosotros mismos.

Cuando descubrimos que estamos en el camino equivocado, la solución es encontrar el correcto y comenzar a caminar por él. Si te sientes identificado con este post, descarga la app de COCOeating® y deja que COCO te ayude a sentirte mejor.

Deja un comentario